Cada cierto tiempo tu piel necesita regenerarse, recuperar la luminosidad y eliminar las células muertas que provocan opacidad. Los radicales libres afectan mucho a nuestros piel y aparecen manchas, pequeñas arrugas de expresión e impurezas. El objetivo del peeling facial es el de limpiar en profundidad tu piel.

Su objetivo principal es el promover la regeneración cutánea mediante la eliminación de las células muertas que se encuentran en las capas más superficiales de la piel, eliminando así hasta pequeñas manchas producidas por el sol y pequeñas arrugas superficiales de la piel. Se recomienda realizar una vez al mes o un mínimo de 2 veces al año.